Victoria, impulso al skate desde Hong Kong

El skate no está delimitado por fronteras de ningún tipo. Se trata de una cultura que trasciende cualquier hemisferio y une a personas de todos los ámbitos. Para muchos fue, es y será lo que le servirá para dar una identidad a su persona y forjar un carácter alimentado por lo que está dentro de ellos y lo que les rodea.

Una de las partes fundamentales de la cultura skate, y por extensión de cualquier cultura, es la pertenencia a una comunidad. En el caso de Art Leung y Alfie, coincidir en una exposición de arte en Hong Kong fue el detonante para el comienzo de una historia que ha terminado culminando en la creación de Victoria.

El odio hacia los estereotipos que hacen que muchos tan solo sitúen a Bruce Lee o Jackie Chan como principales exponentes de Asia, junto con su amor por el skate, les llevó a comenzar a pensar una manera de mostrar cosas al mundo desde la fusión de diferentes subculturas. Comenzaron dándole vueltas a la idea de dar vida a una revista en la que presentar artistas de Hong Kong y diferentes elementos de la ciudad, pero rápidamente descubrieron que su ambición iba mucho más allá. Necesitaban algo más amplio, con más entidad y capacidad para expandir un mensaje de forma clara.

Fotografía: Ollie Rodgers

Fotografía: Ollie Rodgers

Fotografía: Ollie Rodgers

Fotografía: Ollie Rodgers

Así nació Victoria, una marca multidisciplinar creada por y para skaters que se ha convertido en uno de los colectivos de skate con mayor influencia a nivel mundial, en general, y en diferentes países asiáticos como Japón, Tailandia y Corea del Sur, en particular. Si bien en su web hay espacio para la venta de tablas y apparel que ellos mismos producen, su objetivo final es expandir la cultura skate por todo el continente y mostrar al mundo que cualquier lugar de Asia posee un excelente spot para fluir con la tabla.

Su centro de operaciones se encuentra en Hong Kong, pero entre sus planes está el no parar de viajar por diferentes ciudades para conectar con todo aquel que quiera compartir un rato con ellos. Hace tres años visitaron Taipei, ciudad que comparte muchas características con la natal de sus fundadores y en la que, además de patinar, también organizaron actividades complementarias como una exposición de arte llamada ‘BULLY’. Y es que más allá de sus habilidades con el patinete, las personas que forman el colectivo pueden ser apreciadas en disciplinas tan variadas como la moda, la música, la fotografía o el diseño.

El nombre dado a esta iniciativa dice mucho acerca del sentimiento que puede llegar a unir a los miembros de Victoria que llegan desde Hong Kong. Salen fuera pero no se olvidan de donde vienen y a dónde tendrán que volver. Este llevar consigo una muestra de tu lugar de partida hace que tengas siempre como objetivo el intercambio cultural. Vas a un sitio nuevo y, de la misma forma que esperas recibir estímulos e influencias, también deseas hacer lo mismo desde del otro lado, ser el que las cause.

Su siguiente movimiento podría tener lugar en Bangkok, ciudad que llama tremendamente la atención a sus fundadores y en la que saben que existe un amplio número de personas que espera con los brazos abiertos su llegada.