Under, el restaurante submarino del Mar del Norte

Fotografía de Ivar Kvaal

Parece ciencia ficción o la idea descabellada de un hambriento Julio Verne. Pero es tan real que hasta se puede saborear. Under es un increíble restaurante submarino sumergido a 5 metros bajo el mar en Båly, un pequeño pueblo de Noruega bañado por el Mar del Norte.

Tras siete años de construcción lidiando con fuertes temporales, aguas heladas y una orografía compleja se ha creado esta fascinante mole. Bautizado como Under, ha sido el mayor reto del estudio de arquitectura Snøhetta, encargado de crear este búnker que se integra perfectamente en la rocosa costa de Lindesnes. Un diseño que ha tenido por encima de todo una consideración por el contexto geográfico y marino para convertirlo en una prolongación del propio lugar; y un punto de unión para poder conectar con la vida entre la tierra y el mar.

Fotografía de Ivar Kvaal

Una gruesa estructura de hormigón crea una cascara indestructible que te conduce desde las escarpadas rocas hasta a las profundidades. Un material aparentemente tosco pero muy noble, que por su naturalidad permite la creación de vida, sirviendo arrecife para la vida marina. En su interior el silencio y el roble terminan de ofrecer la calidez y el confort para que nada desvíe la atención de su gran ventanal. Una estructura panorámica y acrílica que hace a los comensales cómplices de la dureza del mar cuando las condiciones climáticas son adversas o del devenir de algas y peces cuando reina la calma.

Fotografía de Ivar Kvaal

A partir de aquí no podría ser de otra manera. Con un concepto tan salvaje, los ingredientes de la cocina del chef danés Nicolai Ellitsgaard solo pueden ser frescos y de sabores desnudos y puros. Una experiencia gastronómica que termina por sumergirte en el agua de este remoto rincón del mundo con combinaciones de pescados, mariscos y algas.

Under se ha propuesto liderar el turismo subacuático y gastronómico con una experiencia que proporciona un viaje a lo desconocido, donde cada invitado vivirá de manera única este contacto con otro mundo, conviviendo con un elemento.