Sobrevivir al teletrabajo o ser una empresa remota

Hace unos días Jeff Eaton (digital strategist), lanzó un hilo en Twitter, aportando 5 tips muy útiles para tener en cuenta en la gestión de equipos en remoto, desde su experiencia como teletrabajador durante más de 15 años. Y alertaba que una de las cosas más difíciles para muchas compañías será el enfrentarse a la construcción de procesos que vienen para quedarse. Y es que el reto no está en sobrevivir a este impasse sino ser una compañía remota.

1. Cumplir la tarea importa más que el horario. Microsoft ya lo tenía integrado en su manera de trabajar desde hace muchos años. Con el comienzo de la semana se hacía un reparto de tareas y unos checkpoints para resolver dudas durante el proceso. Mientras tanto el trabajador podía ejecutar su parte del proyecto en el lugar y en el horario que mejor le viniera.

2. Más orden, más explicado y un mismo lenguaje. La cantidad de herramientas para la gestión del trabajo cada vez es mayor: Asana, Slack o Dropbox están sabiendo anticiparse muy bien a este escenario, pero nada como probar la que mejor se adapte al equipo y a la tipología de la empresa. Lo que sí aconseja Eaton, es que independientemente de la que se use, todo esté lo mejor explicado y brifeado posible. Nombra bien cada carpeta o documento, separa los proyectos y marcas las fechas de entrega de cada sub-tarea. Y algo no menor, establece un lenguaje único para evitar una mala interpretación de los objetivos.

3. Menos videoconferencias, gracias. Las reuniones innecesarias han sido una de las mayores perdidas de recursos durante muchos años. Eran largas, exigían desplazamientos para ver a un proveedor o cliente y muchas veces había más gente de la necesaria. Replicar este error en un contexto digital es una tortura si le añadimos el componente de estrés. Cognitivamente y psicológicamente son reuniones más intensas, ya que los miembros del equipo están en un entorno nuevo, personal y muchas veces mal conectado. Lo aconsejable es usarlas para lo estrictamente necesario y si puede ser, para celebración, para socializar o para conectar.

4. Preocúpate por la real life. En la oficina siempre puedes ver una mala cara o notar una voz decaída, pero con una pantalla de por medio los emojis no siempre dicen la verdad. La atención por la salud emocional del equipo de trabajo necesita de más atención y más en circunstancias especiales. Por ello es fundamental aumentar esfuerzos y recursos en la prevención y acompañamiento de los empleados.

5. Como gestor o líder no seas muy duro contigo. La función de este perfil cada vez es más importante. El trabajo como ejecutor, con la distancia es menor y debe invertir todos sus esfuerzos en la consecución de los objetivos desde un plano más general. La gestión del proyecto y del equipo es la tarea única. Adelantarse a situaciones, evitar atascos y optimizar los flujos de trabajo y procesos es muy exigente. Pero aceptar que pueden surgir errores y que forma parte del equipo es fundamental para reaccionar con buen enfoque ante cualquier situación.