La segunda vida para una casa de 1842

Esta cabaña de 1842 restaurada por el estudio de arquitectura Taylor and Hinds representa el ADN de los arquitectos de la firma. Los cuales abogan por diseñar entornos habitables, funcionales y memorables pensados para las personas.

En 2017 unos nuevos propietarios apostaron por darle una nueva vida a esta casa georgiana de cuatro habitaciones. Su estado era ruinoso y estaba a punto de desmoronarse. Durante más de un siglo había pasado de generación en generación, siendo “parcheada” en la medida de las posibilidades y habilidades de cada familia. Lo que hizo que perdiera su genuidad original.

Así pues, el trabajo de restauración de esta cabaña tuvo que poner todos sus esfuerzos en un reacondicionamiento cuidadoso del exterior quitando capas y capas de años hasta mostrar su esencia. Y por otro lado, crear en su interior un espacio alineado pero contemporáneo.

El resultado es un trabajo delicado, sutil y práctico. Pero que inmortaliza en su esencia la memoria de las familias de herreros, carpinteros y pastores que anteriormente ocuparon esta casa durante años.

Fotografías de Adam Gibson y Michael Wee