La Maldita Radio

Te odio, pero te quiero. Me matas, pero me das la vida. La Maldita Radio, es una emisora de música de nueva generación, y encierra tras de sí esa contraposición de sentimientos a los que sus creadores están dándole forma. Por un lado hay cierto rencor a la radio fórmula actual, dominada por unos pocos, que a su antojo deciden lo que se debe escuchar, dejando fuera una escena que resurge más rica que nunca. Por otro lado, está ese romanticismo por el medio que les ha llevado a rescatarlo y actualizarlo, con total altruismo, como se hacen las grandes gestas.

En un pequeño salón, en una casa reconvertida en estudio, La Maldita Radio hace su magia. Con apenas un par de meses de vida, un grupo de amigos ha creado una estructura colaborativa que se engrana de manera natural haciendo sonar, las 24 horas del día los 7 días de la semana música alternativa, urbana y electrónica. Fuimos a verles, a conocerles y a comer crepes y empanadillas en la tasca china Los Tres Cerditos, que les alimenta mientras hacen lo suyo.

Con 10 programas con entidad propia como Las Mañanitas del colectivo Mad Girls; 5 Pointz, los que tienen más calle que nadie; o la música de Esta es la buena para escuchar mientras cocinas, La Maldita Radio es otro ejemplo esperanzador de una generación que demuestra autonomía, optimismo y realismo; como en el caso de Fleek, el medio de cultura urbana que apunta ser la Rolling Stone de esta generación. Ambas plataformas son solo una muestra y un toque de atención a los grandes grupos editoriales que no están sabiendo o queriendo nutrirse de las nuevas escenas.

Entre tanto la música sigue sonando para los que creían que la radio daba sus últimos coletazos, como ellos dicen, porque hay un hueco que nadie está cubriendo. Así que malditos sean estos chavales y malditas sus ganas por darle sentido a sus inquietudes y a esta  Maldita radio, que nace porque tiene que nacer. Benditos seáis, Malditos.