Permacultura, trabajando con la naturaleza para cambiar el mundo

Bill Mollison y David Holmgren lo definieron en 1970 como “la integración armónica del paisaje y la gente produciendo comida, energía, cobijo y otras necesidades y no materiales de una manera sostenible”. Así de sencilla y compleja es, al mismo tiempo, la permacultura.

Hablamos con Katarina Kostic, agrobióloga, diseñadora de paisajes comestibles y profesora de permacultura, para despejar todas las dudas acerca de esta corriente ecológica que aborda temas económicos, sociales y éticos.

+ Preséntate como te gustaría que te recordaran.
Hola. Soy Kata y soy una persona enamorada de la vida en todas sus formas.

+ Hay veces que son una sucesión de casualidades, otras veces una influencia, otras te encuentras con ello de repente. En tu caso ¿en qué momento decidiste que te querías dedicar a la permacultura?
Creo que desde que era pequeña pero no sabía cómo se llamaba. Quería tener un huerto salvaje, despeinado, como un bosque.. Que pudiera compartir con otra gente y también con otros animales.

+ Si empezaras ahora mismo ese camino de nuevo, ¿qué errores evitarías y qué cosas repetirás?
Pues iría poco a poco. No cultivaría terreno tan grande, no plantaría tantas variedades diferentes… Pero estuve muy preocupada, en esee momento, por el cambio climático e intenté salvar el mundo sola plantando un huerto exuberante pero que me costó mucho mantener. Me estresaba continuamente porque no podía mimar todas las plantas tanto como quería.

+ ¿Qué influencias crees que hubo en tu entorno para elegir este camino?
¡Muchas! Mi abuelo, que tenía un huerto pequeño y cultivaba las lechugas más bonitas que he visto en mi vida; mi papá y su conocimiento enciclopédicos sobre la vida en el campo; mi mamá, que le gusta ensuciarse las manos; mi hermana, que quiere a los animales igual que a las personas; animales y plantas con las que he vivido y crecido…

Permacultura no es técnica agrícola, es un estilo de vida basado en el respeto entre las especies y el amor.

+ ¿Cómo te has formado? ¿Y cuáles han sido las lecciones más provechosas que has sacado?
Primero estudié políticas sociales en Belgrado porque quería entender mejor el desastre y desolación social que dejó la guerra en Yugoslavia. Luego me mudé a Barcelona, 17 años atrás, y estudié la agrobiología del cambio climático. Parece una locura, parecen campos totalmente diferentes, pero no lo son. En general, hablan del ecosistema humano, partiendo de puntos muy diferentes. En la naturaleza, como en nuestros cuerpos, todo está conectado, aunque no lo vemos ni entendemos.

View this post on Instagram

We´ve been thinking… We still haven’t told you what our micro forest can do for you. Dirt content in our boxes is alive, redundant with microbes that consume organic matter and other compounds and recycle them into simple molecules that can be used by other organisms. By doing so, they provide a fertile environment for our vegetables to grow to their full potential. Many permaculturists think of themselves as cultivators of soil as much as or more than they are farmers of crops. Permaculture gardens work with nature rather than against it. That all starts with #froofbox and good soil. Keep it moist. Keep it healthy. Estuvimos pensando … Todavía no os hemos dicho lo que nuestros micro bosques pueden hacer por vosotros. La tierra en nuestras cajas está viva, redundante de microbios que consumen materia orgánica y otros compuestos y los reciclan en moléculas simples que pueden ser utilizados por otros organismos. Al hacerlo, proporcionan un ambiente fértil para que nuestros vegetales crezcan a su máximo potencial. Muchos permaculturistas se consideran a sí mismos más cultivadores del suelo que agricultores. Los huertos basados en permacultura trabajan con la naturaleza y no en contra de ella. Todo comienza con nuestro #froofbox y buena tierra. Mantenla húmeda. Mantenla saludable. #frooflab #froofbox #froof #froof.tv #lifefroof #froofers #makeafroof #doafroof #beafroof #froof.it #climatechangefroof #climatechange #cambioclimático #permaculture #froofthefuture #frooftruth #poemfroof #frooflab #froofworld #katafroof #danfroof #kidfroof #poblenou #barcelona

A post shared by Froof.tv (@froof.tv) on


+ La permacultura es aún desconocida por muchos. ¿Podrías explicarnos en qué consiste y cuáles son sus principios éticos fundamentales?
La permacultura es la integración armoniosa de todos los reinos de la vida en ecosistemas agrícolas productivos y entornos socialmente justos que producen resultados económicos sólidos a través de la gestión de sistemas. Es una intención de diseño regenerativo que se basa en los patrones de la naturaleza y busca construir interconexiones que permitan la eficiencia energética y la soberanía alimentaria.

Para mí, la permacultura es una filosofía de la vida pero también un camino para realizar un cambio positivo en el mundo y generar la transición social y pacífica a través del diseño ecológico y sostenible. Se trata de descubrir todo el potencial de la humanidad y la magia detrás de la naturaleza y aprovechar los patrones y flujos de energía para producir la abundancia.

Ya sea que se esté produciendo tierra y alimentos o construyendo comunidades y resiliencia, permacultura ofrece un marco práctico de desarrollo de sistemas alternativos y sus paradigmas éticos: cuidado de la tierra y de las personas y el intercambio y la transferencia de conocimientos, habilidades y recursos tangibles.

La permacultura puede ser empleada por cualquier persona, sea cual sea su profesión o habilidad, en cualquier escala, desde balcones y patios traseros, a granjas, fábricas, empresas, escuelas y ciudades en cualquier parte del planeta y en cualquier clima.

+ Este movimiento nació en los años 70 como respuesta a la crisis ambiental. Han pasado 50 años y esta avanza implacablemente. ¿Qué papel juega la permacultura a la hora de frenarla?
La permacultura también nos ofrece un marco teórico y de valores, para vivir juntos en un mundo cambiante. El cambio climático es un problema de todos, es un problema que deberíamos solucionar entre todos, siempre pensando en el bienestar y el beneficio a largo plazo de todo el ecosistema.

Permacultura nos enseña de una manera muy bonita que toda el planeta es nuestra casa y todos los bosques son nuestros. Y nosotros lo somos de los bosques. Así que cuando se queman los bosques en otro lado del mundo, este problema no es solo de la gente de Australia o de Brasil. ¡Es también nuestro! Este planeta es nuestra casa, y creo que las fronteras y banderas solo nos confunden. El cambio climático no entiende de intereses nacionales. Es hora de dejar atrás la terminología nacionalista del siglo XIX. La permacultura, con sus éticas impecables, nos puede ayudar mucho en este camino.

+ La inteligencia natural es parte importante de la permacultura. ¿Crees que todo el mundo nace con ella o es algo que hay que trabajar durante toda la vida?
Cada uno de nosotros es una pieza clave en el ecosistema. Cada uno sabe algo que otros desconocen o es mejor en algo que los demás. Hay que encontrar, cada uno en sí mismo, esta fuerza y aplicarla para el bien de todos.

+ La crisis del COVID-19 ha permitido ver los efectos de dar un respiro al mundo en términos de contaminación. ¿Crees que ha contribuido a poner de manifiesto la importancia de reducir la huella ecológica?
¡Ojalá! Vivimos en un mundo con múltiples crisis solapándose. He leído hace poco una entrevista con Naomi Klein donde dice que estamos pidiendo a la gente bajar su huella ecológica sin resolver previamente los problemas de antes: guerras de recursos, desigualdades, violencias de todos tipos… Así que todo esto está visto como una sobrecarga. Pedimos a la gente que no llega a final de mes elegir entre dar de comer a su familia o salvar el planeta. Necesitamos nuevas instituciones para poder hacerlo. No podemos solucionar los problemas con las mismas herramientas que los han causado.

Y necesitamos nuevas políticas que iluminen lo mejor en nosotros, como dice Naomi. Y necesitamos ir cambiando todos, ¡pero todos! No solo pobres, no solo los más afectados. Los ricos también. ¡Todos!

+ ¿La permacultura es para todo el mundo? ¿Cuáles son los principales obstáculos a los que nos enfrentamos?
Los cursos son muy caros y esto no tienen ningún sentido. Los conocimientos y habilidades que podrían ser útiles, e incluso fundamentales, para el futuro deberían estar disponibles a todos.

+ Si toda tu vida has seguido el camino del consumismo lineal, ¿puede una persona cambiar de hábitos y elegir otro sendero diametralmente opuesto? ¿Cómo es posible?
Esto tiene que ver con la conciencia. En el momento que entendemos que cada vez que gastamos 20 euros una parte de ellos puede estar destinada a seguir deforestando o produciendo toneladas de plástico, pensaremos mejor cómo y dónde gastamos. Pero no sabemos precios reales de las cosas y este es un gran problema detrás del consumismo.

+ ¿Tiene también un lado artístico o creativo la permacultura? ¿En qué momentos sale a la luz?
¡Siempre! Mientras piensas en el diseño de tu proyecto, buscas información sobre las especies y maneras en que combinarlas en el sistema para que puedan ayudarse entre sí. La creatividad está siempre presente mientras plantas, riegas, cosechas… Da igual que estamos haciendo.

+ Gran parte de lo que se conoce sobre la permacultura ocurre en zonas urbanas, sobre todo con la creación de huertos urbanos. ¿En qué punto están este tipo de proyectos actualmente? ¿Es una tendencia o ha llegado para quedarse?
Es lo que nos llega a nosotros, pero la permacultura también está muy presente en las zonas rurales. En África, Australia, Estados Unidos…. En todo el mundo.

En Barcelona vamos un poco más lentos pero hay muchos proyectos. Es muy importante enseñar a la gente el valor real de los alimentos y las técnicas agrícolas respetuosas con el medio ambiente. En otras palabras, en la ciudad usamos la permacultura para fortalecer la soberanía alimentaria. Y es muy importante.

+ ¿Cómo ves el futuro inmediato y a medio plazo de la permacultura?
La permacultura no es una moda. Es una filosofía que nos puede ayudar mucho para encontrar la orientación, crear comunidades y dar nuestro máximo para frenar el cambio climático.

+ La permacultura apuesta por la adopción de una mayor autosuficiencia y autonomía, algo en contra del discurso de las élites políticas, económicas y sociales. ¿Es esto uno de los principales motivos que frenan su avance? 
Puede ser, pero también vivimos en un mundo que no para. Para poder dedicarte a la permacultura, aplicar sus éticas, ser autosuficiente y realmente autónomo, parece que hay que salir de la ciudad e ir a las montañas como un ermitaño. No todo el mundo quiere vivir así, no todo el mundo tiene recursos para hacerlo.

Los cursos de permacultura son carísimos y, en general, hay muy poca información todavía sobre qué podemos hacer desde nuestras casas y nuestros barrios para frenar el cambio climático, y creo que esto es fundamental.

+ ¿Cuál es tu último proyecto? Cuéntanos un poco sobre ello.
Llevo casi 15 años, con mi proyecto personal @microbosque, acercando los ecosistemas a la gente.

Desde hace unos meses, tengo un nuevo proyecto, con mi amigo Dan. En el principio de la cuarentena nos propusimos hacer un proyecto juntos con el objetivo de ofrecer pequeñas soluciones tangibles a la gente sobre cómo ser más eficientes, más sostenibles y más resilientes en el futuro. Hasta inventamos una nueva palabra: ‘FROOF’. Para nosotros, un FROOF es cualquier pequeño cambio con el efecto beneficioso y duradero para todos.

Así que hemos hecho las FROOFboxes, mini ecosistemas comestibles, a través de cuales enseñamos a la gente a cultivar sus propios alimentos, la importancia del suelo fértil y cómo cultivarlo. Lo que es la permacultura. Las cajas son hechas de madera reciclada y llevan tornillos y cuerdas de plástico reciclado. Para cada caja usamos 20 botellas de detergentes, 12 tapas y 15 bolsas. De este modo almacenamos el carbono permanentemente en ellas, evitamos que entre y contamine las fuentes del agua, y a la vez bajamos la huella de carbono.

Nuestras FROOFboxes son una invitación para compartir recursos, ideas y soluciones para vivir, consumir y relacionarse en el mundo afectado por el cambio climático y la extinciones masivas de plantas y animales. Estáis todos muy bienvenidos a nuestro mundo FROOF.

+ Y el más importante, ¿qué propuesta tienes ganas de hacer realidad?
Me encantaría ser parte de una comunidad global fuerte y consciente que pueda resolver los problemas de antes para poder enfocarse en los problemas de hoy y de mañana. Somos mucha gente. Cambiando cosas poco a poco entre todos podremos llegar a hacer cosas increíbles. Podremos curar nuestro mundo y encontrar nuestro sitio en la naturaleza de nuevo.

+ Al final siempre damos carta blanca. Un espacio para lo que quieras: saludar a tu familia, vender una bicicleta estática o pedir matrimonio. Así que adelante:
Primero, os invito a todos a seguirnos en @froof.tv para compartir recursos e ideas y soluciones. También a repensar nuestros pequeños y grandes ecosistemas humanos. Conectar y ser solidarios. En un mundo afectado por las extinciones, las barreras entre las especies desaparecen. Todos somos especies en peligro de extinción. Todos somos vulnerables. Da igual si tenemos plumas, garras, escamas o hojas. Todos estamos juntos en esto. Todos compartimos el futuro y de todos depende cómo será este futuro. Yo espero que sea mejor, más verde y más justo para todos. ¡Gracias!

 

Si después de leer sus respuestas quieres conocer todavía más sobre la creación y desarrollo de ecosistemas humanos sostenibles, este agosto impartirá un taller intensivo como parte de los cursos de verano de TMDC.