Nija Charles, curiosidad convertida en pasión

Tener talento va mucho más allá de entrenar sin descanso día tras día para ser bueno en algo. Tener talento es estar seguro desde muy pronto que estás destinado a marcar diferencias en un ámbito, ya sea en el deporte, los negocios, la investigación o la música. En este último terreno es donde se mueve como pez en el agua Nija Charles, una joven de New Jersey que a sus solo 21 años ya cuenta con dos premios Grammy.

¿Y es posible que habiendo conseguido esto no te suene de nada su nombre? Por supuesto. Aunque Nija trabaje con y para los artistas que acaparan portadas y premios año tras año, lo hace de puertas para dentro. Es decir, ella crea de cero las letras de hits como ‘No Guidance’, de Drake & Chris Brown, ‘I Do’, de Cardi B & SZA o ‘LoveHappy’, de Beyoncé & Jay-Z.

Precisamente fue con los Carter con los que comenzó a escalar posiciones en la escena norteamericana, gracias a Brandon Kitchen, manager del productor Wondagurl, el cual pasó dos canciones escritas por Charles a Bey que rápidamente formaron parte del álbum ‘Everything is Love’. A partir de ahí y en estos dos últimos años, su vida ha dado un vuelco total, pudiendo trabajar con perfiles tan diferentes como Kid Ink, Flo Rida, Normani, 21 Savage y Kehlani. Algunos de estos trabajos han significado sus primeras internaciones en la Billboard Hot 100.

En una entrevista para The Fader, Nija asegura que durante su infancia, tanto su hermana como ella fueron obligadas por su madre a aprender a tocar un instrumento. Lejos de tomarlo como un castigo, comenzó a sentir curiosidad por muchos, acercándose con gran atino a la flauta, el saxofón y el piano. Este último instrumento lo consiguió apostándole a su madre que sacaría sobresalientes en todas y cada una de las asignaturas en octavo grado. Las ganas de tener ese Casio fueron su principal motivación para convertirse en su primer herramienta para hacer ritmos. Este tipo de formación le otorga puntos a favor para lograr entender el lenguaje musical en todas sus vertientes y poder dar forma a trabajos de una forma muy completa y especializada.

Nija Charles

Por su edad, los inicios de Nija Charles están ligados a Internet y, más concretamente, a la plataforma de streaming SoundCloud. Desde los siete u ocho años comenzó a sentir atracción por programas como Fruity Loops al ver a sus tíos usarlo, por lo que cuando su manejo se hizo fluido, probó suerte subiendo varios ritmos acompañados de su voz a esta plataforma. Este extra de incluir letra fue una idea que decidió poner en práctica únicamente para hacer sus producciones más atractivas, teniendo un efecto que no esperaba.

De una semana para otra tuvo un aluvión de mensajes de otros artistas que querían que participara vocalmente en sus temas. Y así fue como, sin pretenderlo, tuvo que hacer frente a la composición de diez canciones al día para sacar adelante todas las propuestas que estaba recibiendo. Una prueba de fuego auto impuesta que no le sirvió para otra cosa que para practicar y soportar el estrés que causan los deadlines en un terreno tan competitivo como es el musical.

Desde la perspectiva única de oyente, tan solo recibimos las canciones de nuestros artistas favoritos, pero detrás de ellas hay un proceso de elaboración muy interesante y curioso que merece mención. Por ejemplo, la creación de ‘I Do’ no tuvo lugar con Cardi B presente, es más, Nija escribió el tema sin ni siquiera conocer quién sería la que finalmente la interpretaría. Gracias a los productores Needlz y Scribz, los cuales hicieron el ritmo, pudo meterse a la cabina y hacer lo que mejor se le da inmediatamente después de que ellos lo habían finalizado. Al tiempo, un A&R movió la canción y llegó a manos del entorno de Cardi, que acabó incluyéndola en colaboración con SZA.

Nija Charles

La polivalencia de la que hace gala permite que no rechace trabajos de géneros tan diferentes como el pop o el hip-hop. De esta forma es realmente complicado que se encasille y pierda motivación para enfrentarse a uno u otro en un momento dado. Es más, lejos de lo que se pudiera pensar, para que su proceso creativo no se vea comprometido, Nija admite que prefiere no pensar para quién está escribiendo y simplemente hacer canciones según lo que sienta en ese momento concreto. Opta por no amoldarse y poner su estilo antes que el de ningún otro, hacer lo que quiere y, si al artista le gusta, que le de su propio toque una vez la pelota esté en su campo.

Desde que tenía 20 años forma parte de Universal Music Publishing Group, algo que, sumado a todos los éxitos que ha cosechado en una corta pero muy intensa trayectoria musical, no ha conseguido que despegue los pies del suelo. “Mi familia siempre ha sido un tipo de familia enraizada y en todo momento me han inculcado los valores de recordar de dónde vienes, ser humilde y no dar nada por sentado”, decía Charles a NJ.

Este despliegue de capacidad e ingenio ha hecho que cierre el año por todo lo alto. Forbes la ha incluido en la conocida y prestigiosa ’30 Under 30’ de 2020, una lista en la que periodistas expertos eligen a los 600 profesionales que están destinados a cambiar las reglas de cada una de las 20 categorías que abarca.