El museo más desgarrador de Londres

Una escapada a Londres es uno de los viajes más socorridos. La city muta constantemente con la apertura de nuevos locales, eventos, galerías o restaurantes. Además las típicas atracciones turísticas siempre están ahí. Pero a veces esta te sorprende con rincones cargados de historias y sobrecogedores, como The Foundling Museum

En el barrio de Bloomsbury, a menos de media hora a pie desde Piccadilly Circus, se encuentra este lugar que provoca sentimientos dispares entre la curiosidad y la tristeza. Se trata de un espacio que reúne pequeños objetos que un día fueron la única manera de asociar a niños con sus padres: una moneda con unas iniciales grabadas; un medallón en forma de corazón que pertenecía a Meriah Duchesne, conocido como el niño número 13753; o un trozo de tela con forma de corazón.

Son algunos de los llamados “The Tokens”, que se encuentran en este museo. La herencia de cientos de padres sin recursos que durante 200 años se vieron obligados a abandonar a sus hijos en el Hospital for the Education and Maintenance of Exposed and Deserted Young Children. De esta manera se creaba una “ficha” por si algún día podían volver a por ellos.

Este sistema funcionó así desde su fundación en 1739 hasta 1760 que se incorporó un nuevo sistema de registro con recibos. Pero estaba tan arraigado en la sociedad londinense que no fue hasta 1790 cuando se dejó de hacer. Y hasta su cierre en 1954 en Foundling Hospital fue un reflejo de la crudeza inhumana de aquel Londres del S.XVIII, centro del mundo, sobrepasado por su población y donde la vida de un niño no tenía valor y cuya tasa de mortalidad infantil era del 75 por ciento en 1700.

En la actualidad el museo está digitalizando todas las piezas y asociando cada uno de estos tokens a las historias que hay detrás. Puedes conocer más sobre ello en Foundling Museum.