MORANO. Emprender con culto a la tradición

MORANO es una marca de objetos tradicionales que han sido creados por artesanos locales. Un aire renovado para productos que siempre estuvieron ahí y que ahora vuelven a lucir orgullosos.

Los viejos dicen que ya está todo inventado. Y si bien es cierto que un mundo nuevo se está abriendo paso ante nosotros, parece que en ese auge hay mucho protagonismo de elementos y materiales tradicionales, que con el tiempo, han demostrado ser casi inmortales y respetuosos con el medio. Los vemos en el sector de la construcción con edificaciones sostenibles; en moda con tejidos naturales; y en la cotidianidad de productos del día a día como los que crea MORANO. Pedro Mora, su creador, es uno de esos tantos emprendedores que forma parte de una generación que está emprendiendo pensando en el impacto que quiere generar. Una producción local, procesos éticos, materiales sostenibles y mano de obra artesanal, para que oficios con tradición no caigan en el olvido. Hablamos con él para conocer más sobre esta aventura y sus planes.

+ Ponnos en situación por favor. Háblanos del día que decidiste dar vida a MORANO y por qué.
Sinceramente no recuerdo el día exacto en el que tomé la decisión, pero sí el día en el que lo verbalicé por primera vez. Se lo comenté a un amigo hará un poco más de dos años, quien posteriormente me ayudaría darle vida a MORANO.

Y tras ese tiempo el proceso de creación de la colección y de la marca no ha hecho más que reafirmarme en el propósito inicial: poner en valor la manufactura tradicional pero con un diseño más relevante para los usos de hoy en día.

Según lo veo, es como el punto medio entre el suvenir y el diseño contemporáneo. 
Son piezas que puedes considerar tradicionales pero con tratamientos o formas más actuales, y no tan sumamente elaboradas que te de miedo usarlas a diario. 
En ese espacio es donde se mueve MORANO.

+ ¿Tenías algún tipo de experiencia en el sector? ¿O esta aventura ha sido completamente nueva? Cuéntanos de dónde vienes (y a dónde vas).

Experiencia como tal, ninguna. Es la primera vez que me pongo a diseñar. Pero me lo tomo más como una colaboración con los artesanos que como algo individual. La parte de comunicación y branding sí que me suena, es básicamente donde he desarrollado mi carrera previa y actual, pero también es la primera vez que me lanzo a la piscina del stock, los márgenes, los volúmenes… ahí todavía me queda todo por aprender.

+ Hablemos del proceso de creación y producción. No te cortes, hemos venido a aprender. ¿Qué fases o modelo has seguido? 
No sé si será un modelo como tal pero desde el principio me he guiado por los tiempos naturales de producción de los artesanos y los he replicado tanto a la hora de crear la marca como la plataforma de e-commerce.

MORANO nació también como una alternativa al consumo actual, en el que todo tiene que ser tan inmediato e impulsivo. Desde el principio el ritmo lo han marcado los artesanos, quienes tienen muy claro que la imperfección solo es posible si se cuenta con el tiempo necesario.

+Diseño. En tu caso ¿cómo se establece una dirección creativa del resultado final? ¿Te encargas por completo de este apartado o delegas?¿Cómo consigues llevar tu idea a término?
Depende del objeto, pero siempre parto de una conversación con el propio artesano. Nadie sabe tanto del material que trabaja como ellos, y aunque a veces es complicado, creo que mi labor principal ha sido y es empujarles a desarrollar conceptos que no han probado hasta ahora.

Por ejemplo, con las piezas de cerámica partí de formas que llevan haciéndose décadas, pero modificándolas según las necesidades de hoy, como una taza sobredimensionada, herramientas de madera de cocina multiusos o alfombras inspiradas en los motivos bereberes pero hechas 100% de algodón para poder lavarlas a máquina.

Seiyu-regalo-ceramica
Seiyu-entrevista-Pedro-Mora

+ Hablemos de referencias imprescindibles y lo más importante ¿cómo almacenas esas ideas y haces un seguimiento de las mismas?  Confiesa.
¡Mi carrete del iPhone es mi cuaderno de recortes! Ahí es donde voy creando un collage bastante orgánico de lo que me interesa o inspira en cada momento.
Aunque confieso que hay de todo, el punto de partida suele el color y las texturas de los materiales. Partiendo de una base de formas bastante simples, me parece interesante aportar tratamientos o colores diferentes a los propios de cada lugar.

Y claro, nadie escapa al algoritmo de Instagram, que ya se encarga de mostrarme gente y marcas de todas partes. Eso es increíble porque hay gente que hace cosas maravillosas como Lrnce (referencia absoluta) o Heath Ceramics; pero también hay que tener cuidado, porque puede llegar a ser abrumador y distraerte de tu propio punto de vista.

+ Dicen que ninguna lección es gratis. ¿Qué consejos valiosos has aprendido por el camino que dirías a un amigo? 
Aunque puede ser un poco tópico, la experiencia me dice que si esperas a que sea el momento, te quedas en el sitio. Empieza a desarrollar la idea, ve dándole forma y ve cambiándola por el camino pero empieza ya.

Y la segunda lección sería que la mayor y mejor inversión es escoger bien quien te ayude a darle forma a tu idea, como por ejemplo a la hora de crear el branding y la plataforma.
Creo que sin la ayuda de Imperfecto Estudio, los encargados de crear y desarrollar el e-commerce y la imagen, MORANO no habría visto todavía la luz. Y sin el ojo de mi amigo Ernesto Artillo, no habría conseguido plasmar el imaginario que tenía en mente.

+ Si hablamos de organización, cómo organizas tu tiempo. ¿Cómo sería eldía más caótico en MORANO? ¿Tienes algún ritual, práctica diaria o proceso/flujo de trabajo?
Paso la mayor parte del tiempo organizando la organización del tiempo. Me obsesiona un poco sacar el mayor provecho de las horas, pero he llegado a la conclusión de que el multitasking es enemigo de la productividad. Mi ritual de trabajo consiste en intentar concentrarme en cada momento en lo que estoy haciendo, luego, a por lo siguiente.

Quizás lo más caótico y difícil del proceso sea por una parte sacar el tiempo necesario para seguir investigando para descubrir nuevas técnicas y artesanos con los que colaborar, y por otra diferenciar entre trabajo y ocio; aunque creo que es más divertido así, cuando todo forma parte de un mismo viaje.

+ ¿En qué punto se encuentra el proyecto? ¿Cómo te gustaría que evolucionará MORANO como marca y producto? ¿Y cómo negocio?Como siempre, carta blanca, di absolutamente lo que quieras.
MORANO acaba de nacer, lleva oficialmente en activo desde octubre, por lo que en este poco tiempo el objetivo principal ha sido dar a conocer la propuesta al público interesado en un tipo de diseño real y responsable, y también seguir conociendo a ese consumidor potencial.

Fotografías de Ernesto Artillo