Mikey Yates y su vida al óleo

Mikey Yates dibuja al óleo lo cotidiano. Hace de la normalidad un arte. Costumbrismo puro que presenta con una paleta reducida de colores pero con un estilo cargado de referencias.

Lo primero que dibujó Mikey, fue junto a sus hermanos mayores en la mesa del comedor de su casa. Allí ya llevaba al papel lo que tenía a mano: personajes de Mortal Kombat, Pokémon o deportistas. Más tarde, interesado por el mundo del grafiti su técnica y estilo se fueron definiendo. Pero no fue hasta los 21 años cuando se sentó delante de un lienzo y con la ayuda del artista Nicolás Uribe en Chattanooga en uno de sus cursos, comenzó a encontrar su hueco.

Sus escenas son íntimas, cálidas y bellas. Casi siempre composiciones en vertical de lo que parece su punto de vista de su cotidianidad.