La belleza de Nueva York sin gente

Cierto es que gran parte del encanto de esta ciudad lo aportan sus habitantes. Ese gran escenario cinematográfico parece no ser nada sin sus actores. Pero el fotógrafo Mark Yunkus se ha propuesto eliminar todo el ruido. Vehículos, animales y gente desaparecen para ceder el protagonismo a su arquitectura, a esos edificios que solo se podían ver si se miraba al cielo.

Durante más de cuarenta años Marc ha vivido la ciudad de Nueva York y no ha parado de inmortalizarla. Ha sido objeto de su trabajo y espacio para acoger sus exposiciones, desde el Museo de Brooklyn o el South Street Seaport Museum, hasta en colecciones permanentes del MTA Arts & Design o la Biblioteca del Congreso. Una fijación hermosa por la ciudad y por la arquitectura. Y una capacidad especial para darles vida y rodear a monstruos de hormigón de un aura cálida. New York Unseen es su último proyecto y el reflejo de esta inquietud, donde ha querido mostrarnos la belleza de lo esencial, la totalidad de cada edificio y ayudarnos a ver la ciudad de nuevo.

El Guggenheim y el Museo Metropolitano de Arte entre otros edificios han sido fotografiados y secuenciados para no perder ni un centímetro de su totalidad y después clonados entre si borrando cualquier rastro de vida con horas de Photoshop hasta conseguir un resultado limpio e inquietante.