Entrevista a la ilustradora Rebeca Losada

Grano, calidez, tonos pastel y una conceptualización dulce y sutil. A veces cómica y a veces crítica. Y a veces las dos. Son algunas de las sensaciones que te calan al ver los trabajos de la ilustradora Rebeca Losada. Ilustraciones que han dado vida a carteles de conciertos, diseños textiles para grandes compañías del mundo de la moda o portadas de disco para los artistas más representativos del indie, rock y pop español. Entrevistamos a la artista gallega en Seiyu para conocer más sobre ella y sobre su proceso creativo.

+ Preséntate como te gustaría que te recordaran.
Soy Rebeca Losada. Ilustradora gallega afincada en Madrid. Adicta al café, amante de los gatos y bastante cocinillas. Pero que la gente me recuerde por lo que quiera.

+ ¿Qué influencias crees hubo en tu entorno para elegir esta carrera? ¿Recuerdas el día que lo decidiste?
El primer contacto que tengo con la ilustración creo que es el recuerdo de mi madre pintando y yo queriendo hacer lo mismo con ella. En mi casa además hay muchos libros de arte y siempre me generaron mucha curiosidad. A partir de ahí todo fue muy natural y empecé a pintar como afición. En su momento me planteé formarme académicamente, pero también me tiraban mucho las ciencias naturales y acabé por licenciarme en Biología. La ilustración esos años la seguía alimentando un poco silenciosamente, hasta que al final lo vi claro un día y giré el rumbo 180 grados. Quería darle todo el protagonismo a dibujar y me lancé a por ello. Yo tenía 25 años.

+ ¿Cómo te has formado? ¿Y cuáles han sido las lecciones más provechosas que has sacado?
La formación ha sido autodidacta y he tenido la suerte de rodearme de gente con mucho talento y eso me fue abriendo la mente también. Uno de mis primeros trabajos relacionados con la ilustración fue para el sector textil en una empresa grande, por ejemplo, y lo recuerdo como una época muy intensa de aprendizaje y de trabajo en equipo.

Lejía, Rebeca Losada

Lejía, Rebeca Losada

+ Entre otras, en el proceso de un creador se dibujan varias fases muy representativas que pasan por el aprendizaje; la búsqueda y definición de un estilo; o la experimentación. ¿En qué punto te encuentras?
En todos, jajaja. Suena a topicazo pero siento que sigo aprendiendo en cada trabajo que hago. A veces me encargan trabajos que siento que a lo mejor no voy a ser capaz de resolver bien, pero los acepto con una sensación de miedo y vértigo. Me lo tomo como una especie de reto y hasta que no lo tengo, no paro. La búsqueda de estilo era algo que me atormentaba un poco al principio y eso me paralizaba. Así que lo que hice fue no obsesionarme tanto por encontrar algo que de repente fue apareciendo solo. Al final el estilo no es algo estático y está en constante cambio, eso hay que aceptarlo y no querer vivir todo el rato en una única forma de expresar algo. A mí me gusta tocar muchas cosas, si no me aburro.

+ ¿Qué crees que define tu estética?
Creo que estoy en una época de mucho color, alegre. Minimalista pero dándole bastante peso al mensaje y con actitud crítica (desde el optimismo y la retranca gallega, jeje).

+ ¿Tienes alguna manía o “TOC” en tus procesos o ejecuciones?
No tengo un proceso creativo especialmente llamativo. Más allá de crear un boceto antes de empezar, apuntar ideas en cualquier trozo de papel que tenga a mano, hacer pantallazos de cosas que veo y me inspiran…. Es un poco caos, eso es una constante. La clave está luego en encontrar y organizar esas ideas que voy acumulando por el espacio todos los días.

+ Cuéntanos sobre tu “dieta” creativa. ¿Qué alimenta tu inspiración? ¿A qué medios, personas o momentos recurres para recargar?
Mi dieta creativa es comer muchos libros. Revisar y descubrir artistas nuevos me inspira mucho e invierto mucho tiempo (y espacio de mi casa) en libros. Desde Hockney, Matisse, Saul Bass, Jason Munn, Andy Rementer, Aaron Lowell, Ardneks… Y no puede faltar la música como elemento esencial a la hora de crear.

Sold Out, Rebeca Losada

Sold Out, Rebeca Losada

+ No hay nada peor que un bloqueo, ¿tienes algún truco para salir de ellos?
Cuando llega el bloqueo, lo mejor que puedo hacer es darme tiempo. Cambiar completamente de escenario. A veces es cuestión de unas horas, otras tienes que despertarte otro día y verlo claro.

+ ¿Tienes algún ritual o práctica diaria?
Como ya dije antes, el caos me representa. Pero sí que es verdad que en esta última época rara que estamos viviendo me plantee como rutina diaria empezar el día muy temprano con un café y una ilustración. Como premisa me propuse que no debería llevarme más de una hora hacerla. Me lo tomé como un ejercicio de calentamiento diario para empezar a funcionar y luego ponerme ya con otra serie de trabajos, encargos, etc. Y me está gustando el orden, jeje.

+ ¿Qué es lo que más te gusta de la profesión?
Creo que la diversidad de opciones que te da. Un día puedes estar ilustrando un libro infantil, al día siguiente un cartel para un grupo de rock y al otro un libro de cocina. Me gusta cambiar de campos. Otra cosa que me encanta es toda la gente que conoces en el proceso.

+ ¿Qué es lo último que has hecho como ilustradora? Cuéntanos un poco sobre ello.
La verdad es que durante el confinamiento he tenido bastante trabajo. Destacaría la serie de ilustraciones que fueron configurando una especie de diario. Me lo pasé muy bien dibujándolas y para mí era una especie de catarsis todas las mañanas, hacerlas hizo que llevase mejor el encierro. Relacionado también con esos días, me hizo especial ilusión ponerle portada a un tema dedicado al sector sanitario que sacó Vetusta Morla junto a otros artistas a los que admiro, “Los Abrazos Prohibidos”. Ahora estoy enfrascada en el último disco de Xoel López, entre otra cosas.

Xoel López, Rebeca Losada

+ Y lo más importante ¿qué tienes ganas de hacer?
Tengo unas ganas terribles de hacer carteles para conciertos; eso querrá decir que han vuelto.

+ Al final siempre damos carta blanca. Un espacio para lo que quieras: saludar a tu familia, vender una bicicleta estática o pedir matrimonio. Así que adelante:
Saludo y envío mucho ánimo a la gente que se dedica a la cultura en general. Son tiempos difíciles pero creo que poco a poco las cosas volverán a fluir igual o mejor que antes.

Conoce más sobre el trabajo de la ilustradora Rebeca Losada aquí.