Trans Siberian Railway. El viaje interior de Giulia Mangione

El ferrocarril transiberiano recorre 9.288 km conectando la Rusia europea con el lejano oriente ruso, Mongolia y La República Popular China. Una ruta de unos 7 días de viaje que atraviesa 8 zonas horarias diferentes y que es utilizado a día de hoy por la clase obrera rusa, y por algún viajero, que como la fotógrafa Giulia Mangione ha encontrado en el Transiberiano un medio de transporte más empírico; como ya lo hizo en su día David Bowie, la escritora Angela Carter o Jamie Hince de The Kills.

Con un billete de tercera clase y 40 carretes de fotografía, Giulia viajó de Moscú a Vladivostok buscando retratar la multiculturalidad rusa, conviviendo con familias que volvían de sus vacaciones, estudiantes que regresaban a sus casas y con cualquier persona de la que pudiera formar parte del álbum y enriquecer esta experiencia. Pero además encontró un viaje más creativo de lo que esperaba, una aventura de introspección que marcó un punto y aparte en su vida: “Regresé de este viaje y renuncié a mi trabajo docente. Para mí fue un viaje importante. No es algo que se aplique a todo el mundo, pero pasas mucho tiempo pensando y esto te ayuda a ver tu vida con perspectiva, puede que como en cualquier otro viaje, pero el transiberiano es probablemente el mejor ejemplo de estoAntes de partir, pensé que sería un viaje de tipo National Geographic pero en algún momento tomó una dirección diferente. Se convirtió más en un viaje interior”.

Fuente The Calvert Journal