Winter in America, el ‘corto’ que muestra la vida en la calle a través de la música

Le bastó con mudarse a Los Ángeles para darse cuenta de que la ciudad enfrenta un problema muy serio de falta de vivienda. Consciente y conmocionada por la situación de muchas personas sin hogar, Deirdre O Callaghan decidió abordar a través de su trabajo la pérdida de humanidad causada por la privación de derechos institucionales y la violencia social hacia ciertos grupos.

Cámara en mano, durante varios meses Deirdre filmó el día a día de aquellas personas que viven en Skid Row, la calle del centro de Los Ángeles. El principio rector de toda la pieza no es otro que la música, convirtiéndolo en el foco principal al conocer la importancia que tiene para la vida de las personas en las calles. Y es que a lo largo de las entrevistas que dan forma al cortometraje ‘Winter in America’ viajamos junto a ella por la historia de hombres y mujeres para los que la música representa diferentes cosas: una vía de escape, una ayuda para dormir, una forma de comunicarse o expresarse o, directamente, aquello que da sentido al mundo.

Si la música tiene tanta importancia, era imprescindible encontrar a la persona adecuada para crear la banda sonora que acompañara el cortometraje. Deirdre conoció a Georgia Anne Muldrow en un viaje a Las Vegas, allí se conocieron y pasaron mucho tiempo charlando, el suficiente para darse cuenta que podría crear una música sincera, consciente y poderosa. “Se tomó el tiempo para entender cada personalidad involucrada”, dice Deirdre, enfatizando el elemento que hace posible que la conexión emocional esté asegurada.

En ‘Winter in America’, la fotógrafa y cineasta no es la primera vez que se lanza a un proyecto con estas características. “Pasar tiempo conociendo a las personas y construir una relación es muy importante. Una vez que escuchas las historias de las personas, entiendes cómo terminaron en su situación”, dice Deirdre de la semejanza entre su último trabajo y Hide That Can, libro que lanzó en 1997 tras pasar cuatro años documentando la vida de los habitantes de un albergue del norte de Londres.