Reinventar el negocio de ir al baño

Tushy es una marca de bidés portátiles y accesorios para el baño que ha sido capaz de actualizar el sector. Su propuesta trata de cambiar las costumbres más intimas de gran parte de la población occidental. Además de divulgar y promover la higiene, la salud y la ecología.

En un sector tan manido y atestado de competidores es realmente difícil encontrar un hueco. Las barreras de entradas son altísimas, lo que requiere innovar. Buscar un problema que todavía no esté resuelto; o aprovechar antes que nadie tendencias de consumo difíciles de adoptar para una gran (y lenta) multinacional. Tushy, es un ejemplo de ello y se está encargando de desempolvar la imagen que teníamos de los váteres. En 10 minutos y sin necesidad de electricidad ni fontanería se instala este accesorio que convierte el W.C en un bidé.

Usar un bidet en lugar de papel higiénico puede ayudar a evitar que 15 millones de árboles se vayan por el inodoro cada año

Todo el mundo hace caca. Pero está claro que llevamos mucho tiempo haciéndolo mal y contribuyendo a la contaminación y deforestación del planeta. Adoptando costumbres del lejano oriente la marca de bidés portátiles, también nos quiere hacer reflexionar sobre nuestras costumbres. Y es que las ventajas para nosotros y para el planeta son rotundas lo mires por donde lo mires. Higiene para tus partes intimas: limpiarse con papel o toallitas provoca solo en EEUU 30 millones de casos anuales de hemorroides, infecciones urinarias, infecciones por hongos, fisuras anales, etc. Ahorra agua y por lo tanto gasta menos: solo hace falta un vaso de pinta para limpiar tu trasero. Es bueno para ti y bueno para el planeta: Se necesitan 437 mil millones de galones de agua, 253,000 toneladas de lejía y 15 millones de árboles para hacer papel higiénico anualmente.

Además de este adaptador está ampliando la oferta con productos y complementos para el baño, algunos de ellos muy interesantes. Como un bidé portatil de viaje o un taburete para defecar correctamente.

Tushy, está haciéndolo muy bien. No solo le está quitando peso a hablar sobre el tema con el tono de su comunicación. También está educando uniéndose a ese tipo de nuevas empresas que no solo son un negocio, también tienen un propósito.