59 años después, Ikea actualiza su logotipo

Parece difícil pensar en Ikea y no hacerlo en la mezcla de su amarillo y azul envolviendo su identidad. Pero más difícil es tener la perspectiva y el valor para que una marca tan reconocible dé el paso y se atreva a evolucionar su logotipo, ese que se ha mantenido intacto desde 1960. Pero los tiempos cambian y los datos hablan, y ahora la marca sueca anuncia esta nueva aplicación con el fin de tener una comunicación más efectiva en el entorno digital.

Un cambio que a simple vista parece estético lleva detrás una estrategia realmente operativa y vital para una empresa de las dimensiones de Ikea y su transición al comercio electrónico. Y es que, si bien sus tiendas (y su marca) están presentes en el extrarradio de las ciudades, su público más urbano a penas entra en contacto con Ikea más allá de sus pantallas. Por lo que este primer paso en la transición hacia la venta online, donde la marca conviva con el entorno, es el primer mejor paso hacia esa evolución inminente y necesaria. Y más si tenemos en cuenta que el pasado año fiscal, 957 millones de personas visitaron las 422 tiendas de Ikea en todo el mundo frente a los 2.5 billones de personas que visitaron su página web.

72andSunny ha sido la agencia encargada de crear un sistema útil para la presencia digital de Ikea. Una evolución sutil de la marca original que ha llevado dos años de trabajo y donde podemos apreciar que se ha abandonado el esquema de color optando por una versión nativa, completamente blanca, contorneada por su marco ovalado que provoca ese efecto ventana (Fönster). Una identidad que puede convivir sobre cualquier escenario o formato y guiar la atención como si fuera una lupa.

Aunque la marca asegura que el camino aún será largo hasta ser competitivos en logística y precio, están testando y colocando las bases para su digitalización, como su app de VR o su primera tienda en exposición en Manhattan, donde compras y te llevan los muebles a casa (muy cerca del modelo de Nike NYC, House of Innovation) espacios con modelo de consumo mixtos donde entrar en contacto con el producto y tener una experiencia diferente de compra.

Habrá que estar muy atento a la evolución de Ikea en su camino al mundo digital porque sin duda en unos años será un caso de estudio.

Fuente: Fast Company