Simone Gooch, la florista de Londres

Hay oficios que por su propia naturaleza, unida a la habilidad y al estilo del hacedor se convierten en únicos. Casi se podría decir que ese es el camino para diferenciarse, la capacidad de transformación de la materia prima en algo más bello, útil o singular. Pensar en este principio con algo que por algo ya es hermoso es un reto. Simone Gooch, lo hace cada día con algo tan etéreo y majestuoso como son las flores.

Lleva 10 años en esto, empezó en 2005 en Sydney donde trabajó con grandes marcas de alta costura, creando arreglos florares y grandes instalaciones. Hace un par de años se trasladó a Londres, buscando el sitio perfecto para florecer y creó Fjura (flor en maltés).

Su estilo minimalista evoluciona con la temporalidad de cada flor y ocupa portadas de Vogue o editoriales e instalaciones de Chanel, Hermès o Louis Vuitton entre otros. La perfecta combinación de los colores y las texturas con el espacio hace de cada uno de sus trabajos un bodegón que simplemente inmortalizado con una fotografía se convierte en una obra de arte.