SAIL in Festival 2017. La cultura de la vela en Madrid

La edición de 2017 será la cuarta del SAIL in Festival, un evento que se ha convertido en referente mundial del género y que decidió poner en marcha hace unos años Urtzi Sagarribay (San Sebastián, 1973) con unos amigos para ocupar un espacio que estaba vacío: el de los festivales de vela. O, mejor dicho, de cultura de vela, que no es lo mismo. Cuatro secciones son las que articulan el evento. SAIL in Films, parte central del festival en la que se proyectan películas y documentales; SAIL in Talks, destinada a la charla y el encuentro con los protagonistas de las proyecciones y figuras del mundo de la vela; SAIL in Expo, en donde se muestran fotografías de los más importantes fotógrafos de este deporte; y SAIL in Class, en la que reputados maestros en el arte de navegar imparten doctrina.

Lo que tiene la vela es que a nada que te alejas de la costa, desconectas. Estás totalmente en otro mundo. Un sitio donde, tú, solo con el mar, sientes lo poco que nos queda de libertad.

En pasadas en ediciones han contado con figuras como Sir Robin Knox-Johnston, el primer hombre que dio la vuelta al mundo en solitario y sin escalas allá por 1969, o Laura Dekker, la mujer más joven en completar esta misma hazaña. Con ellos, los asistentes pudieron entrar en diálogo tras la proyección de los documentales que cuentan sus historias y, así, empatizar y comprender los porqués con los protagonistas. Un contacto que encierra la magia del conocimiento en primera persona de los actores principales de relatos que trascienden el mundo de la vela. Que emocionan aunque no se haya visto nunca el mar. Porque si algo pretende SAIL in Festival es llegar a todos los públicos. Hacer pedagogía y divulgar la cultura de este deporte. Precisamente ese enfoque integrador les ha llevado a plegar velas y acercarse hasta Madrid donde estuvieron la semana pasada en El Paracaidista para presentar la edición de este año, que se celebra en Bilbao del 2 al 5 de marzo. Un festival apto para expertos y profanos, que trata y abarca temas que van desde la vela profesional a los valores inherentes a este deporte. Hablamos con Urtzi, padre de la criatura, para que nos contase de primera mano los entresijos del evento.

Urtzi Sagarribay junto a Alex Pella

Hola Urtzi, lo primero de todo, nos gustaría que nos presentases SAIL in Festival y nos cuentes cómo surgió la idea.

Nos gusta referirnos a él como un festival de cultura de vela, que la verdad es algo novedoso porque no había antes nada parecido. Surgió porque, como aficionados, siempre habíamos querido que existiese algo así. Es un festival en el que cogemos como base las películas, pero no es un festival de cine. Es, como te he dicho, un festival de cultura de vela donde intentamos mostrar de distintas formas y con diferentes enfoques lo que es este deporte para llegar a un público mayor y, sobre todo, para mostrarlo alejado de la etiqueta de elitista o cosa de pijos con la que siempre se asocia. Queríamos trasmitirlo de otra forma para que de verdad se viera y se viviera lo que realmente es. Viendo que otro tipo de eventos sobre montaña o surf funcionaban, y que éstos en su día ayudaron a difundirlos, se nos ocurrió a un grupo de amigos juntarnos e intentar hacer algo que pudiese ayudar a la difusión de la vela.

Para uno como yo, que nació y vive en la árida meseta, ¿qué le dirías para que se acercarse al mundo de la vela?

Nosotros vivimos en el País Vasco y tenemos la suerte de estar cerca de Francia, donde es pasar la frontera y encontrar otro mundo. Ves cómo se vive la vela de una forma totalmente diferente. Lo mismo sucede en Inglaterra. Es un deporte en el que se necesita algo de dinero, pero como en muchos. Mucha gente que no vive en el mar bucea. La vela es una forma de relacionarte con un medio, el mar, que te aporta cosas totalmente diferentes a otro tipo de actividades al aire libre. El contacto con la naturaleza aquí es directo y constante. En el festival intentamos dar a conocer todo tipo de historias, no sólo la vela de competición. Nos interesan los regatistas, sí, pero también mostramos historias de gente que se va a dar la vuelta al mundo, familias que se van con sus niños a navegar o gente que se construye su propio barco y sale al mar. Hay diferentes enfoques desde los cuales uno se puede acercar a la vela. No sólo es regata o aventura. Puede ser una actividad para salir el fin de semana y desconectar. Lo que tiene la vela es que a nada que te alejas de la costa, desconectas. Estás totalmente en otro mundo. Un sitio donde, tú, solo con el mar, sientes lo poco que nos queda de libertad. Por eso queremos que la gente se acerque a verlo, a conocer todas estas aventuras e historias que cuentan un modo de conectar con el mar. Al final, hay muchas personas que son de interior y navegan en pantanos o en lagos. Cada uno puede encontrar su forma de conectarse con la vela y el mar. Por eso queremos abarcar todas las visiones.

¿Es por ello que, aunque el festival se celebra en Bilbao, vinisteis a Madrid a hacer una presentación la semana pasada?

Fuimos a Madrid porque había mucha gente que nos lo solicitaba, que no podía venir al festival y nos pedían que se lo acercásemos para que lo pudieran ver. Así que decidimos presentar el festival de Bilbao en Madrid para aquellos que no saben lo que es la vela y para los que sí. Después, proyectamos un mini ciclo de cuatro películas durante el fin de semana también en El Paracaidista, donde nos acogieron desde el primer momento muy bien. Debido al éxito que ha tenido, nos han pedido que lo prolonguemos, así que todavía el próximo fin de semana podrán verse. Nos interesaba mostrar todo esto con una imagen chula, cuidada. Dedicamos mucho trabajo a esto porque le damos mucha importancia al diseño. Queríamos aprovechar el atractivo de la imagen de la navegación. Llevar la plástica del mar al festival para que sea una puerta desde donde entrar a este mundo. Un modo de atraer al público. Veíamos que nunca se trataba de este modo y era un punto que queríamos aportar.

¿Qué objetivos tenéis a corto y medio plazo? ¿cómo veis el futuro del festival y la cultura de la vela?

Viendo la acogida que está teniendo, sí que nos gustaría poder ampliarlo, poder llegar a más sitios y poder hacer un evento más grande. Tenemos muchas ideas, pero al final dependemos del apoyo económico, de los patrocinadores, a los cuales les quiero agradecer desde aquí su apoyo. Queremos difundirlo más, que se acerquen más marcas y patrocinios que les interese este enfoque de los valores de la vela. Su relación con el esfuerzo, el espíritu de superación, el contacto con la naturaleza, la libertad, el trabajo en equipo… Este año, por ejemplo, vamos a hacer en Bilbao una sesión con los colegios dedicado a los chavales. Tenemos más ideas y queremos ir ampliando las actividades y el objetivo es crecer todavía más. Crecer en actividad y difusión.