“Un tipo en una bicicleta no te puede hacer nada. No es un tipo peligroso”.

Es lógico coincidir con ese planteamiento. Es fácil sentarte a escuchar a alguien que ha sido capaz de recorrer más de 5.000 kilómetros en bici desde Nueva York hasta Los Ángeles. Es un placer contar la historia de Rolling Habits.

A simple vista, ojos oscuros como canicas entre una gorra y una barba densa y envidiable en los tiempos que corren. Brazos y piernas que dejan ver historias grabadas a tinta en la piel en forma de tatuaje, en una planta de algo más de 185 centímetros. Características que describen un exterior que pasan por alto lo que el ojo no ve: una cicatriz que recorre su columna vertebral, recuerdo de un accidente que lesionó su médula en un 80% obligándole a aprender a andar de nuevo y dándole pie a tomar nuevos caminos muy cerca de la fotografía.

Lleva tiempo tirando carretes, forjando un estilo, que por hábito, sabe que se moldea a base de sacar lo mejor de lo que uno tiene mano. Por eso es capaz de transmitir lo que sus ojos ven y rescatar la belleza de situaciones y escenarios comunes.  Y es que confiesa que a él lo que le inspira es la gente, el poder entablar una conversación y recibir sensaciones de su interlocutor, creando una pequeña historia y congelando ese instante.

Ha descubierto una manera nueva de hacer lo que le gusta y lo ha hecho en la que ha sido la excusa de este reportaje: su proyecto retratando la América profunda, esa que la cultura pop ha hecho tan reconocible en nuestro imaginario. Y lo ha hecho en bici desde donde asegura que muchos factores se unen para conseguir la foto perfecta: una velocidad de crucero, un contacto visual pleno con el entorno y un pedaleo que engrana la mente y templa el estado de ánimo para ver las cosas con la calma necesaria.

Durante los 48 días casi improvisados, ha seguido educando su ojo, ha visto nuevos lugares, ha tatuado nuevas historias en su piel, pero sobre todo, ha perfeccionado algo que sin duda es esencial en un fotógrafo, la imagen que éste proyecta a las personas antes de retratarlas. Esa capacidad que parece tener inherente. Consigue trasladar sensaciones, intereses y estado de ánimo, el cual se refleja en resultado final, consiguiendo un estilo propio tan particular y único como el propio autor.

Bonus Track
Exposición Rolling Habits: USA part 01
Del 24 de octubre al 29 de noviembre
Swinton Gallery
Calle Miguel Servet 21

Rolling Habits