Monkey 47, la ginebra con más ingredientes del mundo

Selva Negra. Fotografía de Robert Rieger para fvf

Recientemente premiada por Drinks International como la ginebra más trendy del momento, Monkey 47, es el resultado de un producto muy elaborado y de una historia extraordinaria.

Cuentan que Montgomery Collins, creador de esta ginebra, tras unirse a la Royal Air Force fue destinado a Alemania. Allí participó en diversas misiones, entre ellas la reconstrucción del zoo de Berlín, donde conoció a Max, un mono que marcaría el futuro de esta marca. Tras el fin de la II Guerra Mundial, decide fundar en la exótica y salvaje región de la Selva Negra su propia casa de huéspedes. Allí es donde comenzó a experimentar con todos los ingredientes que hacen hoy en día Monkey 47, aunque habrían de pasar aún años hasta llegar a su fórmula actual. Este legado ha llegado a nuestros días gracias a un fortuito encuentro.

Black Forest Ditillers

Fruto de la casualidad, a principios del siglo XXI se encontró en esta región germana una caja de madera que contenía una botella decorada a mano, documentación de todos los 47 ingredientes y fotos de Montgomery. Había sobrevivido al tiempo. Años más tarde, exactamente en 2010, Alexander Stein y Christoph Keller, partiendo de la fórmula original Schwarzwald Dry Gin, dan vida a la que hoy es Mokey 47.

Esta ginebra es un producto complejo. Elaborada por la destilería Black Forest Ditillers, en la Selva Negra, su proceso de elaboración parte de tres destilaciones y una maceración en recipientes de barro. Una bebida cargada de matices que le aportan sus 47 botánicos y la convierten en la ginebra con más ingredientes del mundo. Además de una variedad de arándanos locales, podemos encontrar, camomila, escaramujo, salvia, verbena, bayas de espino, bayas de enebro, cardamomo, clavo, nuez moscada, almendra, jengibre, canela de Ceilán y así hasta llegar a los 47 seleccionados.

Este elixir se merecía una botella a la altura. El renacimiento de una vieja jarra de farmacia adaptada a la época, pero aprovechando sus características. Y un cristal farmacéutico de color marrón que conserva la calidad y el sabor áspero y dulce del producto frente a los rayos UV. Un cuerpo liso, con un sello de estética victoriana, perfecto para inmortalizar a Max, el alma salvaje de esta historia.

¡Salud!