Las carreras de submarinos de la U.S Navy

Hay un lugar en Potomac, Maryland (EEUU) que es el orgullo de las fuerzas navales de la Armada Americana. Se trata de Naval Surface Warfare Center, un centro de innovación de la U.S Navy donde se reparan, idean, crean y prueban los vehículos marítimos del presente y del futuro.

Pero para poder hacerlo, hace falta agua, mucha agua, 45 millones de litros repartidos en una piscina cubierta de casi un kilómetro de largo, que es pura ingeniería. La piscina tiene la capacidad de simular con precisión una amplia gama de condiciones climáticas para poner a prueba los barcos emulando el el mar abierto, sometiendo a los botes y submarinos a tormentas o la fuerza fuerza de un huracán.

Aquí, como buenos americanos, la tradición es algo importante. Desde 1989 se celebra cada dos años la carrera internacional de submarinos. Aunque no lo parezca es una actividad educativa, una oportunidad para que estudiantes de ingeniería pongan a prueba sus proyectos en un entorno real, lejos de la teoría. Cada grupo deberá competir con su propio submarino de propulsión humana, es la mayor de las reglas, por no decir la única. Además de unos estándares, la única condición para poder participar es que el prototipo no utilice ningún aparato energético. Éste solo se puede mover con la acción mecánica del piloto, como una bicicleta.

Aunque evidentemente las velocidades que se alcanzan no son elevadas, el rendimiento físico al que exponen a los participantes y la emoción por ganar convierten este hito en una competición muy interesante.