La creatividad combina con la locura

Ayer, entre cuatro paredes, conocimos a la locura sin demencia. Una locura medida y planificada, que como el veneno, solo con la dosis justa hace su efecto. Hablamos con el chef de Diverxo Dabiz Muñoz en el fin de fiesta de BeefeaterXO, una propuesta que cocinero y ginebra han creado mano a mano ofreciendo una experiencia creativa y de vanguardia alrededor de la cocina líquida.

Cuando una marca decide apostar por una celebridad para prescribir su producto, la colaboración suele ser tradicional y se centra en la imagen. Cuando decides hacerlo con Dabiz Muñoz debes saber que será quien lidere el cambio y las exigencias, para conseguir aportar valor a ese matrimonio, serán altas. Muy altas. No lo concibe de otra manera. Ambas partes deben compartir emociones e inquietudes. Solo así ambas partes saldrán ganando. En este caso la ginebra inglesa Beefeater ha sido el vehículo y herramienta para canalizar los experimentos de Dabiz alrededor de la coctelería de vanguardia. A cambio han conseguido que una bebida de marcado corte clásico, se adentre en territorios creativos y rejuvenezca su imagen.

Beefeater_Dabiz_Munoz_Diverxo_Seiyu

Elegir la creatividad como camino es peligroso, porque es relativa, personal y según el creador de Diverxo, implica asumir muchos riesgos y controlar la locura. Pero la recompensa es deliciosa y nos ha dado con la receta.

Equivocación constante
Parece obvio pero es fundamental interiorizar que habrá muchas combinaciones erróneas hasta dar con la acertada. No martirizarte por los fallos y disfrutar del proceso de equivocarse mantiene la mente clara y ayuda a asimilar y entender el proceso hacia el acierto.

Base sólida
La locura y la creatividad necesitan ser entrenadas. En el caso del Grupo XO, han aprendido que la inversión en una infraestructura solida, da como resultado tiempo, factor clave para desarrollar e innovar en su producto.

Controla la locura
Sin un solo día libre entre Madrid y Londres y contrariamente a lo que le pasaba antes, ahora gestiona la presión y expectativas generadas. Gestiona su ambición y sueños porque sabe que todo exige un proceso. Para él esa locura funciona con “debes”, ¿qué debes hacer para conseguir tus sueños? Sabiendo la respuesta hay que ser consciente del tiempo que te llevará hacerlo, ya que todo eso que debes hacer supondrá tiempo, sacrificio y esfuerzo. Si estás dispuesto a pagar ese precio, no hay límite.

Triunfo personal
No hay mayor recompensa. Mucho más que el triunfo con respecto a la sociedad, ese que está cargado de vicio y narcisismo. “El éxito con respecto a la sociedad es un error…jamás se consigue”- dice Muñoz. La sensación de triunfo personal es única. La clave es competir contra ti mismo, superarte cada día para sacar la mejor versión de ti mismo.