seiyu-jacques-greene-feel-infinite

Jacques Greene se cuela de lleno en el R&B

seiyu-jacques-greene

Hasta el momento, el artista canadiense no había editado ningún álbum y ha querido ponerle fin a eso marcándose un discazo de órdago. Él mismo lo ha definido como “La expresión más personal y pura de su sonido”. Feel Infinite fue lanzado el pasado 10 de marzo y llega de la mano del sello y colectivo artístico de Glasgow LuckyMe, con los que el artista ya ha publicado en otras ocasiones.

Jacques Greene es el claro paradigma de cómo hacerse un nombre por sí mismo a medida que ha ido elaborando y publicando sus trabajos. Lleva desde 2010 lanzando singles y EPs de una calidad excelente que le han posicionado como un referente en la electrónica de club. Su house ha sido promulgado, y llevado a las cabinas, por innumerables djs y productores eminentes.

Feel Infinite es la continuación a sus EPs The Look y On Your Side. No es la primera vez que el artista coquetea con el R&B, ya que se le ha visto muy ligado al género. Sin ir más lejos hace unos meses publicó un remix de White Ferrari, una de las piezas del último disco de Frank Ocean, con una disección sintetizada del tema original que amplía más allá de las fronteras del house.

Seiyu-Jacques-Greene-by-Mathieu-Fortin-2016-1488921375

Fotografía © Mathieu Fortin

En este álbum debut trata de encontrar nuevos enfoques para sacar sus propios métodos adelante; y es un buen ejemplo de alguien perfeccionando su arte, sin dejar de lado su sonido, e implementando otros factores añadidos. Con 11 pistas por bandera, se adentra en un nuevo estilo excitante y atrevido que te sorprenderá si esperabas encontrar registros en la línea de sus anteriores sencillos o EPs. Destacan en especial las contundentes líneas de bajo y las inesperadas derivaciones hacia el disco.

Los sencillos previamente lanzados, Afterglow y To Say, también están incluidos en el disco, además de una colaboración con How to Dress Well –con quién ya había trabajado anteriormente–  titulada True. En esta tarjeta de visita de su estilo de producción, Greene trabaja con fragmentos vocales cambiados de tono de forma idónea. Este LP está marcado a fuego por una serie de sucesos acontecidos en la vida del productor –un cambio de país, aventuras sentimentales, quién sabe–. Con su profundidad emocional, nos envuelve en una vorágine de melodías nostálgicas que nos traen reminiscencias de momentos vividos. El análisis general del disco concluye con que se trata de una cosecha de Jacques Greene, pero al reproducirlo percibirás sensaciones novedosas, como si nunca antes lo hubieras escuchado.

“Si no te gusté hace tres discos, probablemente no te guste este álbum” –cuenta en una reciente entrevista– “Y me gustaría pensar que si te gustaron mis discos hace tres años, te va a gustar esta versión del mundo de los álbumes de 45 minutos, perfectamente afinada, ligeramente madurada y bien redondeada”. Directo se va a nuestra biblioteca musical este disco hecho con cariño y esmero, apostando por la perfección. Y es que cuando las cosas se hacen bien, saben mejor.

Escúchalo aquí.