Hecho en Madrid. Grosso Napoletano

Muy cerca del metro de Goya, haciendo esquina, en la calle Hermosilla número, 85 se encuentra la pizzería Grosso Napolitano, una propuesta inteligente, natural y sencilla que trae lo mejor de Nápoles a Madrid.

Hugo Rodríguez, uno de los socios,  mientras estudiaba en Nueva York fue consciente de que las modas que surgen al otro lado del charco, a los pocos años tienen buena acogida en España. Tras la fiebre de la hamburguesa, este amante del buen comer, se dio cuenta que estaban surgiendo pizzerías napolitanas, un concepto tradicional y artesano que bien merecía un hueco en Madrid.

Después de idas y vendias, visitas a Nápoles y muchas pizzas después decidieron lanzarse, pero con el reto de ser muy fieles al sabor original. Para ello no dejaron un cabo suelto, cada ingrediente llega fresco a este restaurante cada semana. Su horno tradicional hecho a mano arde a 500ºC con tres tipos de leña diferentes gracias a sus pizzaiolos. Estos maestros pizzeros napolitanos se hacen notar en el local, y son sin duda el epicentro del restaurante y dotan de carácter al espacio.

Algo que personalmente nos gusta mucho en la hostelería y en Grosso Napoletano es la sencillez en su oferta. Que tras una buena elaboración llegue al cliente una carta concreta que evolucione con la temporada. Nos decantamos por la Burrata Pugliese, queso fresco, rodajas de tomate, albahaca y pesto (10,90€) . Dos pizzas, una Borghese con base bianca de crema trufada y mozarela, prosciutto di Parma y champiñones (10,90€); y la de la casa, la Grosso, con mozzarela, tomate de San Marzano, rúcula, prosciutto di Parma, lascas de parmesano y tomate cherry (10,90€). De postre, la reina del baile si te gusta el dulce: Albero da Zia Luzy, una crema de nata helada con polvo de galleta (3,90€). Y par beber, dos cervezas(2,90€/unidad). Un festín del que salimos satisfechos.

Aunque recomendamos fervientemente ir a comer al restaurante para probar la pizza recién salida del horno, desde la semana pasada comenzaron a enviar a través de UberEATS. Han conseguido que la pizza mantenga la temperatura sin llegar a cocerse gracias a unas cajas especiales que conservan el producto en perfecto estado.