Hace falta coraje

Kaydy Cain

Kaydy Cain para CoolShit por ©Denisse García

Sobra decir que nos encontramos en un momento muy interesante en la industria musical, no solo por la digitalizacion de sellos y distribuidoras, el componente de la globalización, la autoedición y tener la posibilidad de que cualquiera pueda ser visible ha generado un caldo de cultivo con mucha vida. Si esto lo llevamos al territorio hispanohablante, que se nutre de diversos estilos y que es una lengua que en unos años será hablada por más 530 millones de personas, el combo es como para admitir que algo está pasando.

Muchos dirán que por la ejecución musical no puede compararse a revulsivos de otras décadas, como en los 70’s con el punk, los 80’s el synth-pop o los 90’s con el grunge y la electrónica; y que lo de ahora no es arte. Pero la realidad es que este movimiento, que se nutre de la música de la calle, está calando hondo y marcando a una generación, haciendo que el arte cumpla su misión, trasladar una visión y conectar a través de una disciplina artística.

No hablamos de cuatro locos, es gente que, en casos con formación previa y en otros sin ella, han tenido el valor de exponerse y han sido capaces de desarrollar estratégias, de hacer evolucionar un producto y una identidad, de tener direccion creativa sobre un proyecto, de gesionar equipos y producir con mucha calidad.

One Path, él lo exprime, él se lo bebe

Representa todo lo citado anteriormente, no solo el resultado final de su música es sorprendente y versátil, es capaz de llevar esa libertad creativa a través de un proceso que gestiona él de principio a fin, desde la composición hasta la producción, edición y distribución.

Kaydy Cain, calle y escuela

No es nuevo, viene de largo y su evolución ha sido constante, y aunque esta ha sido natural no por ello tiene menos mérito. Un tío de barrio con muchas horas de música a cuestas, escuchada, rapeada y cantada desde que tú estabas haciendo la primera comunión. Kaydy es de los pocos con la capacidad de producir varios LPs en un mismo año y cada uno genuino; y con el talento hacer réplicas sutiles y con soltura al más listo de la clase.

C.Tangana, “espabilao” y bien “rodeao”

De él dicen que es el chico de oro y la cara visible para el gran público de esta brecha. Todos los titulares son merecidos y puede presumir de haber tenido esa capacidad para haber visto ese hueco en el mercado, pero también para rodearse de un equipo que ha terminado de profesionalzar su proyecto, con productores como Alizzz, realizadores como BRBR, Manson y Diana Kunst o artistas como Carlos Fernandez-Pello.

Ellos son solo tres ejemplos, pero la lista empieza a engrosar y el filtro del talento a hacer su trabajo, llevándose algunos nombres por el desagüe y dejando un poso de nuevos artistas como Rels B, Recycled J; estilos que van más hacia el soul como el de Jesse Baez; y la que tiene todas las papeletas para ser la reina Nathy Peluso. Una lista que hemos tratado de llevar a playlist