¿Cómo viviremos en 2050?

El 50% de la población mundial vive en áreas urbanas, para el 2050 será el 80%. Esta afirmación es lo suficientemente alarmante como para mirar con lupa la situación urbanística de las grandes ciudades. En este documental, The Human Scale, el famoso arquitecto Jan Gehl y su equipo de trabajo tratan de arrojar algo de luz mostrando su cruzada por un crecimiento donde las personas y no los automóviles sean el centro del ecosistema urbanístico.

Partiendo de la base que somos seres sociales y necesitamos relacionarnos, la cinta comienza con una bofetada innegable: hemos creado ciudades que han moldeado al ser humano, y no al revés como debería ser. Ciudades que nacen de la era industrial y pensadas para acoger a toda esa gente que venía del campo para trabajar; y por otro lado pensadas para el automóvil para poder transportar a esa gente al centro neurálgico y financiero de las urbes. Redes de arterias de asfalto pensadas para la producción pero que han dejado de lado algo tan primigenio como la posibilidad de compartir un espacio público y relacionarnos.

El documental se divide en cinco capítulos en los que analiza cinco grandes ciudades/países que están tomando diferentes caminos, algunos a favor de recuperar el espacio público para las personas; y otros donde lejos de esto piensan en modelos de crecimiento masivo como como es el caso de China.

Un interesante reto global y análisis dirigido por Andreas M. Dalsgaard que invita a reflexionar sobre nuestro futuro de manera personal y comunitaria.