Un día en la oficina y el ojo de Robin Dahlber

Cuando pensamos en esa oficina corporativa de La Gran Manzana, a nuestra cabeza llegan referencias de corbatas y trajes a medida, largos pasillos y oficinas donde se respira la profesionalidad y el compañerismo, el lugar para el que dedicas todos tus esfuerzos académicos. Pero esa institucionalidad noventera y de elegante gris que nos quieren vender, tiene una ‘cara B’ tan real como el ser humano, con sus defectos, su estrés y su desorden, sus nervios y ningún filtro.

Esta realidad ha sido reflejada por la fotógrafa Robin Dahlber, que en su serie Bilable Hours, se mimetizó en un despacho de abogados de New York. El resultado, son instantaneas naturales, cargadas de humor, que recorren detalles, clichés y todos esos estados de ánimo del corporate environment.