Era entre semana, media mañana y La Plaza de Olvide se calentaba en calma bajo un sol que solo tiene esa plaza. Habíamos quedado con el creador de Calco para conocer más sobre él y su proyecto: cuadernos personalizados tope gama.

Golpeamos dos veces una puerta de madera algo sufrida, pero con el encanto de haber recibido muchas visitas a lo largo de su vida. Tras ella nos recibe Victor, metro setenta y algo, rapado, piel clara y mirada simpática y despierta que con un gesto nos invita a entrar en su taller; un espacio con luz, de dos alturas muy bien aprovechadas que comparte con unos amigos. Y a mano derecha la culpable del reportaje: la máquina de encuadernar rodeada de todo tipo de papeles que te gustaría tocar.

Calco es a simple vista un proyecto sencillo, según su creador, cuadernos personalizados tope gama. Pero ese es el resultado de un proceso que exige querer participar en un juego que a cada paso se vuelve más interesante y personal. Calco es un herramienta para cubrir tus necesidades y la oportunidad de crear tu propio cuaderno. Diferentes cubiertas, diferentes tipos de papel que puedes combinar y diferentes formatos y opciones para variar desde el tamaño hasta el grosor. Todo con materiales que son mimados en su selección, variedad de texturas, colores, olores y orígenes, incluso en algunos casos finitos.

Desde su web no tendrás la opción de comprar cuadernos. Si bien algunos modelos se distribuyen en tiendas que comparten su saber hacer, como en Pinar; consideran que para valorar de verdad el producto y elegir los papeles hay que acercarse a ellos con todos los sentidos. Lo cual es una rotunda verdad.

Puedes comprar la edición limitada de cuadernos hechos a mano Seiyu x Calco aquí.