Becky Nut es otro ejemplo de ideales, de carácter y de talento. Una convicción clara por llevar a cabo un proyecto personal haciendo frente a las pocas facilidades que tiene un emprendedor en España. Su lucha es como creadora, sus armas son la pintura y el diseño; su estandarte, la mujer.

Su madre es la primera figura femenina que aparece en esta historia. Hará unos meses que la conocimos en el Mercado Central de Diseño en Matadero de Madrid. Había un stand que destacaba de entre el resto por el gusto con el que sus piezas estaban confeccionadas y presentadas. Rebeca no estaba en ese momento, pero su madre sí. Podría haber estado cualquier otra persona dándole apoyo, otras amigas o su pareja, pero no, estaba su madre, al pie del cañón, una mujer simpática, agradable y elegante que nos atendió respaldando el proyecto de su hija. Su primera influencia y la más cercana. Motivos suficientes para querer saber más sobre Rebeca Escudero y Becky Nut.

Rebeca, es la segunda figura femenina que aparece en esta historia. Tras una apariencia delicada, sensible y clara, surge una creadora decidida y profesional que crece y se auto define gracias a su entorno y al arte. Ha sabido dejarse llevar por sus influencias en el diseño, la moda, el cine, la pintura o la lectura para hacer algo muy suyo. Es capaz de desdoblarse cada vez que es necesario para hacer frente a una autoproducción. Interpreta con gusto y sin miedo diferentes papeles de una emprendedora valiente que entiende que este esfuerzo es parte del juego.

Becky Nut, es la tercera figura femenina que aparece en esta historia. Una que vale por muchas o una que representa a muchas. Este es el estandarte por y para el que la diseñadora madrileña confecciona. Su visión de la mujer es pura y realista, y su trabajo simboliza su idea clara de esta figura. Con una imagen concreta de las piezas clave del armario de una mujer, selecciona materiales que responden a un sistema ético y artesanal, los cuales estampa a su gusto y transforma en prendas, elegantes, cómodas, únicas y funcionales.

Todas ellas confeccionan y visten un nuevo escenario defendiendo una realidad: un entorno igualitario pero con patrones diferenciados, donde la mujer pueda ser mujer a su manera, natural, original y femenina.

Becky Nut