Aquellos Que Esperan

Enfrentarse a un tema como este es arriesgado. Es arriesgado tanto para el que lo redacta, como para el que lo lee, y cómo no, para su protagonista. Aquellos Que Esperan da nombre a un colectivo artístico cuyo trabajo debe ser tratado y visionado con la misma humildad, paciencia y profundidad que ellos dedican a lo que hacen. Si no se está dispuesto a ello puede que se trivialice su obra y quedarse en la superficie sería una auténtica pena. Su último trabajo, el volumen 2 de La Mème Indifférence, se expone en CentroCentro Cibeles del 19 de octubre hasta el 2 de noviembre, y hay que ir con los deberes hechos.

Su trabajo une fotoperiodismo, pues con ello informan y denuncian una injusticia social; tiene documentación, se involucran y viven en las entrañas de la causa; y el componente artístico, pues su manera de asimilarlo y transformarlo tiene un componente estético en formato exposición o libro. Aquellos Que Esperan da nombre y cabida a muchas personas, en concreto a todas a aquellas que caen en el olvido, no porque quieran, sino porque aquellos que mandan han decidido que no son dignos de formar parte de la sociedad, excluyéndoles a las afueras a zonas urbanas creadas con el propósito de apartar a estas personas. Este es parte del retrato de una realidad que Aquellos Que Esperan han decidido mostrar.

Esta causa no sería real sin sus creadores, Borja Larrondo y Diego Sánchez. Compañeros de un master, que en un ejercicio de fotoperiodismo visitaron el barrio madrileño de Orcasur. Por aquel entonces y como cualquier otro habría hecho, su intención era la búsqueda estética de un suburbio que acaparaba titulares; la representación de las clases más desfavorecidas, de aquellos olvidados por la sociedad y un tema recurrente en el arte occidental desde hace siglos. Pero la primera visita fue como poner la primera piedra del proyecto, lo que comenzó como viajes espontáneos trajo la asiduidad y los vínculos con la gente del barrio. Sin darse cuenta llevaban un año tomando fotografías. La inmersión era real, retratados y fotógrafos eran cómplices, no había recelos, ni la sensación temerosa y amarga que provoca la desconfianza. Para ello habían hecho falta horas y horas donde la cámara pasaba a segundo plano, siempre presente, por eso de las intenciones, pero sin apuntar a nadie; solo horas de parque, pipas y cerveza.

Las visitas recurrentes dieron paso a establecerse. La conexión con el barrio y con la gente había evolucionado en paralelo con su proyecto. Habían empatizado tanto con la injusticia que la sinteron suya y las fotografías al final se habían convertido en su mejor herramienta para denunciarlo. Con el tiempo, y desde dentro, la percepción cambia; eres uno más y la mirada es de dentro hacia fuera. Las preguntas varían con el fin de entender el entorno y la mirada que antes buscaba a las personas ahora se dirige al urbanismo, a carreteras que delimitan barrios, a vías de tren que casualmente pasan por ahí, pisos sin ventanas o autopistas que aislan.

Cuatro años y una gran maraña de fotografías era el resultado de aquella experiencia. La verdad de un barrio en cientos de imágenes que tenían que ordenarse para contar algo tan sincero como lo vivido. Aquellos Que Esperan, Vol.1: Así nace la espera fue el resultado. Un fotolibro autoeditado y diseñado por Dani Fuente y Pablo Mariné de Koln Studio, que rompió el molde y dio que hablar, sobre todo a quien no tenía la capacidad de hacer algo similar. Ellos habían adaptado el formato a su obra y no al revés.

El colectivo creció y continuó la causa impulsados por el odio hacia los que mueven los hilos, la rabia fruto de la impotencia y la sed de justicia. Exponiendo su obra en Madrid, Zaragoza o Barcelona, irónicamente en museos financiados por esos bancos que echan a la gente de sus casas.

La comisaria Marion Hislen vio en su trabajo algo tan real que les propuso exponerlo en Francia, pero el sentido común actuó y coincidieron en que lamentablemente, la situación se repetía en este país, así que decidieron trasladarse allí para mantener el origen y el concepto del proyecto con su entorno. Así que durante cuatro meses fueron vecinos de La Courneuve, un gueto a espaldas de distrito de San Denis que, aunque a cientos de kilómetros, compartía las características de Orcasur. Y de igual manera, otra gran maraña de confesiones, charlas y espacios había sido creada y bautizada como La Même Indifférence. Diferente lugar pero la misma indiferencia de la sociedad ante una exclusión social clara.

Después de intervenir el 104 CENTQUATRE en París el pasado año, llega a CentroCentro Cibeles La Même Indifférence. Desde el 19 de octubre hasta el 2 de noviembre se podrá ver la muestra, la verdad, el impacto del urbanismo en la sociedad y el rostro de aquellos que lo viven.